jueves, 4 de abril de 2013

La pell freda



Quan el van desembarcar a la platja amb una xalupa, el va sorprendre que l'únic habitant de l'illa no sortís a rebre'l. Però aviat descobreix que apareixen cada nit molts visitants misteriosos i amenaçadors. Des d'aquest moment, la seva vida -que haurà de compartir amb el brutal Batís Caffó i Aneris, la de la pell freda- es converteix en una lluita frenètica amb ell mateix i amb els altres, on es barregen els sentiments de rebuig i desig, de crueltat i d'amor, de por i d'esperança. La pell freda és una apassionant novel·la plena d'intriga i d'aventura que, alhora, ens fa viure íntimament els grans interrogants de la condició humana.

El nuevo encargado de los estudios meteorológicos llega a la isla. Una isla que apenas ocupa unos kilómetros de tierra en el vasto océano y que queda totalmente apartada de la civilización. Como único compañero: el jefe del faro. Un hombre siniestro y parco en palabras que parece haber perdido la cabeza y que vive con una extraña acompañante.
La primera noche el protagonista descubrirá porque el farero se comporta de esa forma tan rara. Seres con rasgos similares a peces saldrán caminando del agua en grandes manadas para atacarle hasta el alba. Y así noche tras noche mientras al protagonista sólo le quedará resistir y esperar al próximo barco que no pasara hasta dentro de un año.



La Pell Freda (La piel fría) es uno de esos libros de los que si no sabes mucho todavía disfrutas más. 
La novela relata el autoexilio de un muchacho Irlandés, un rebelde. Y mientras el autor, Albert Sánchez Piñol, poco a poco nos va introduciendo en el complicado pasado del protagonista, de sopetón, nos topamos con ese punto sobrenatural: monstruos casi míticos y muy belicosos que vienen de las profundidades del mar. Una excusa válida y tremendamente grata para hablar sobre la soledad, los miedos y su consiguiente superación. 
En La pell freda son tres los protagonistas. Dos de ellos se ven forzados a luchar juntos siendo totalmente opuestos, la cual cosa traerá más de una consecuencia y alguna otra escena de tensión extrema. El tercer personaje, aún siendo prácticamente indefenso, es el que provocará más sentimientos encontrados en el protagonista. Los monstruos y la propia isla, incluso el tiempo que transcurre (el autor no da fechas sobre la época en la que transcurre la novela pero deja muchas e interesantes pistas para el lector) podrían definirse como pérfidos secundarios.



En La pell freda la narración es potente y directa en algunos momentos, casi compulsiva en las escenas de batallas que no están exentas de detalles sanguinarios e incluso escabrosos. En algunos tramos es más lenta, meditada, sobretodo en lo que se refiere a las divagaciones del protagonista, muy filosóficas y que a medida que pasa el tiempo irán evolucionando.
No es complicado que unas cuantas páginas antes de alcanzar el clímax de la novela al lector se le encienda la bombilla y se imagine el final, aunque por ello no deja ser bastante inquietante.



La pell freda de Albert Sánches Piñol es un libro de gran calidad que se lee de un tirón, y que va sembrando una semilla en la mente del lector para que horas después de haberlo terminado, aún le demos vueltas a todos los interrogantes que plantea que, perfectamente, pueden extrapolarse a nuestras vidas.



Curiosidad: La pell freda ,si no ocurre ningún contratiempo, será llevada al cine, dirigida por el director de 30 día de oscuridad. Todavía no hay fecha de estreno pero se habla de 2014.

Arte conceptual para la película

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Inserta tu opinión aquí...