martes, 30 de septiembre de 2014

Descansa en paz




Algo muy extraño está ocurriendo en Estocolmo: en medio de una inusual ola de calor, la gente se da cuenta de que no puede apagar la luz ni los aparatos eléctricos. De repente, una noticia sacude a la nación: en la morgue los muertos están resucitando. ¿Qué es lo que quieren? Lógicamente, volver a casa... 

En descansa en paz de John Ajvide Lindqvist los muertos vuelven a la vida, pero no son los típicos zombis que todos tenemos en mente: no quieren comer, no quieren atacar a las personas vivas, solo se alzan los más recientes y además, lo más importante, son únicamente un cascaron vacío, en algunos casos con algún recuerdo de su vida anterior y con la capacidad de articular algunas palabras, que de repente han vuelto a la vida y que solo les mueve volver a casa con sus seres queridos.

J. Ajvide Lindqvist, autor también de Déjame entrar
En descansa en paz el autor juega con el terror psicológico, enseñándonos no solo lo horrible que es morir, dejar de existir, sino también el desconcierto de aquellas personas que empezaban a superar la muerte de un ser querido y ahora ese ser querido ha vuelto. El libro tiene pasajes realmente escalofriantes (sobretodo al principio) en los que es inevitable que tras cerrar el libro no le sigas dando vueltas al tema.
Desgraciadamente el autor poco a poco toma un rumbo demasiado sobrecargado de filosofía con tintes de drama dejando apartado del todo el punto de terror. Al final se hace muy pesado continuar con la lectura, las situaciones pasan con poco o ningún interés y hasta el último momento tuve la esperanza de que el autor decidiera dar una última vuelta de tuerca para que volviera a capat mi atención. No fue así.



Descansa en paz es una gran idea, un visión particular del clásico muerto viviente (que aquí llaman redivivo) que empieza de una forma muy potente pero que al final pierde fuelle y se desinfla sin dejar ni rastro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Inserta tu opinión aquí...