jueves, 28 de mayo de 2015

Futu.re




En el siglo XXV, la humanidad ha alcanzado la inmortalidad gracias al agua viva, el agua vital que se reparte de manera gratuita entre la población de la Europa Unida. La muerte ya no existe, pero la superpoblación ha convertido en limitados algunos recursos, como el aire y el espacio.
En dicho mundo, cuando una persona quiere tener un hijo debe administrarse una inyección de vejez para morir y dejar lugar a su sucesor. Naturalmente, hay quien intenta tener hijos de manera clandestina y conservar la inmortalidad. La Falange es la organización policial encargada de perseguir a estos disidentes.
Yan es uno de los Inmortales, como también se conoce a los miembros de la Falange. Un día recibe un singular encargo: asesinar al número dos de una formación política clandestina que lucha por el derecho de los ciudadanos a tener hijos libremente.

Yan pertenece a La Falange (un nombre que le va de perlas) una organización policial, bastante fascista, que se encarga de buscar y acabar con los rebeldes que deciden tener hijos sin ellos morir. Y es que en el mundo de Yan la muerte natural es cosa del pasado, la gente no envejece, ni sufre enfermedades, con lo cual no muere (a no ser que te caiga un piano de cola encima). Esto ha conllevado que los recursos en la Tierra sean escasos y por ello la norma de no traer más hijos al mundo. Pero Yan conocerá a una rebelde que le mostrará una forma de ver el mundo diferente.

El autor pensando muy fuerte en futuros apocalípticos

Futu.re de Dmitry Glukhovsky es un libro de ciencia ficción al más puro estilo de 1984 o Farenheit 451. La base de la historia es potente y el autor nos muestra un futuro deprimente, angustioso y extremadamente oscuro, sobretodo para las clases bajas (para variar). Pero no deja de lado, a medida que avanza la trama, un halo de esperanza que poco a poco va creciendo. Y ahí queda lo bueno de Futu.re, y es que la prosa en general es demasiado farragosa, sobrecargada de florituras que más que aportar entorpecen los momentos de acción. La historia, además, parece no avanzar durante páginas y páginas, y cuando lo hace son sólo cortos pasitos que despiertan poco o nulo interés. 
Por otra parte tenemos a los personajes: Empezando por Yan, el protagonista, un personaje carente de carisma que con el tiempo aprenderás a odiar. Con los secundarios que acompañan al protagonista la cosa no mejora.

Parte de la historia ocurre en Barcelona

Sin duda Futu.re es un libro con una excelente idea, con un paisaje apocalíptico fácil de imaginar por que el autor lo describe con maestría, pero con una historia que se encalla y no acaba de arrancar, con unos personajes, además, que parecen pollos sin cabeza intentando escapar del matadero.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Inserta tu opinión aquí...