martes, 22 de marzo de 2016

Buen Perro



Iván es un buen perro atormentado por pesadillas de conejos y gallinas, cuya vida cambia al unirse a una orgullosa jauría de perros callejeros nómadas decididos a ejercer su independencia. Pero esa "libertad" alejada de la vida doméstica conlleva un precio: respetar la política de la jauría, esquivar a furiosos dueños de perros y enfrentarse a exhibiciones rituales de machismo.
Desde Rebelión en la granja y La colina de Watership no encontrábamos animales que reflejasen tan hábilmente las vicisitudes de la experiencia humana.



Lo reconozco, es ver en portada a un perro, o saber que un libro o cómic trata sobre las aventuras de un can y sé que tarde o temprano tendré que leerlo. En Buen perro me he encontrado con un pedazo de la vida, y vicisitudes, que debe atravesar un perro callejero de nombre Iván. A través de sus ojos descubriremos que vida llevan los animales con dueño y lo que es unirse a un grupo de perros nómadas que se las apañan sin la ayuda de los humanos.
Graham Chaffe, tatuador profesional, es el autor y dibujante del cómic. Y sabiendo que su oficio es más el de dibujar sobre piel humana se entiende esas ilustraciones de sombra remarcada. El diseño de alguno de los animales que pululan por el cómic bien podrían estar tatuados en el bicep de un marinero errante. Así pues el dibujo, sin ser una maravilla, es correcto.


 
Por otro lado está la historia, la cual compararla, como hacen en la sinopsis, con Rebelión en la granja o La colina de Watership, me parece bastante presuntuoso. Buen perro es más como una película de Disney a la que le han dado luz verde para subir un poco, sólo un poco, el nivel de violencia. Y la verdad es que tanto el desarrollo como el final, en el que prácticamente no pasa nada, me han dejado bastante indiferente.



La edición por parte de Ediciones la Cúpula es bastante correcta, pero resulta chocante lo cutre de la portada, a diferencia de la ilustración de la contra que es mucho más atractiva. Cierto es que no se les puede echar nada en cara ya que han respetado en su totalidad la edición original.



Buen perro es un quiero y no puedo; pretende mostrarnos como funciona la psique humana a través de animales pero sin llegar a echar toda la carne en el asador. Falta más osadía. Al final queda una historia de animales bastante descafeinada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Inserta tu opinión aquí...