martes, 10 de noviembre de 2015

Vive deprisa




"Miradme bien. Quién sabe si mañana todavía estaré aquí..."

Tímido e inquieto, miope de mirada hechizante, a James Dean le gustaba vivir deprisa: el día a día, su trabajo de actor, el amor..., y su pasión por las motos y los coches deportivos que le llevaron a encontrar la muerte, en septiembre de 1955, cuando sólo contaba veinticuatro años. Este joven de Indiana, inconsolable y pendenciero pero de un encanto irresistible, que no jugó al béisbol como quería su padre y se inició en la danza y la música alentado por su madre, se convirtió con sólo tres películas, dos estrenadas tras su muerte, en un icono de la juventud de todos los tiempos.



Vive deprisa es la biografía de uno de los mitos del cine más grande de todos los tiempos: James Dean. En ocasiones cuando se habla de biografía a más de uno le entra sueño, ya que piensa que se va a encontrar con una narración telegrafiada con un sinfín de fechas y datos enlazados unos tras otros, como una ráfaga de ametralladora. En esta ocasión Philippe Besson escribe una biografía con una prosa potente, íntima y casi de cuento. La historia es relatada por todos aquellos allegados, amigos o conocidos que entablaron algún tipo de relación con el mito, y hasta por él mismo, con la peculiaridad de que el momento en el que lo hacen es ahora, el presente. Una historia contada en
ocasiones por muertos que meditan sobre su muerte y lo que dejaron atrás, así pues no es extraño encontrar frases como: "Me morí el el 14 de julio de 1940. Jimmy tenía nueve años" o  "Al final acabé asesinado por un yonqui. A los treinta y siete años". De esta forma el autor consigue hacernos picadillo el corazón. De hecho las primeras treinta páginas son lo más triste y bellamente escrito que he leído en mucho tiempo, y aunque sientes que el alma se te encoge continuas leyendo.
Por las 190 páginas del libro, casi sin que lo percibamos, iremos entrando en la vida del protagonista; sus costumbres, su sexualidad, su forma de actuar, su vida privada, y todo ello contando por personajes tan dispares como, sus padres o tíos, actores de la talla de Marlon Brando o Liz Taylor, managers, amigos o incluso sus profesores.



Con Vive Deprisa Phillippe Besson ha desarrollado una biografía preñada de sentimientos, con alma y corazón y con una historia repleta de matices que se esfuma en apenas un par de noches de insomnio.



"Live fast, die young, and leave a goodlooking corpse"

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Inserta tu opinión aquí...