jueves, 19 de noviembre de 2015

Nacidos para ser héroes (Natural born heroes)



El autor de Nacidos para correr viaja hasta la cuna de la civilización occidental y descubre que los secretos de los héroes de la Antigüedad siguen vivos en la isla de Creta, preparados para servir a los músculos y las mentes de atletas y aspirantes a héroes de todo el mundo.
Los griegos creían que cualquier persona podía desbloquear un potencial sobrehumano activando los tres pilares del heroísmo: la habilidad, la fuerza y la compasión.
Y tenían razón.
Se puede.
Tras la ultra maratón por las Barrancas del Cobre, Christopher McDougall encuentra su siguiente aventura en las escarpadas montañas de Creta, donde un grupo de guerrilleros de la Resistencia planearon el secuestro de un general nazi durante la Segunda Guerra Mundial. ¿Cómo un artista arruinado, un joven pastor y un poeta bohemio creyeron que podrían llevar a cabo semejante hazaña de fuerza y resistencia, y lograron esconder al general alemán de miles de soldados nazis con solo su ingenio y su valentía?
McDougall viaja hasta la isla para seguir sus pasos y encontrar la respuesta, para experimentar de primera mano los extraordinarios retos físicos que tuvieron que afrontar los combatientes de la Resistencia y sus aliados locales. En Creta, cuna de héroes griegos clásicos como Hércules o Ulises, McDougall descubre cuáles son las herramientas del héroe: movimientos naturales, una resistencia extraordinaria, y una nutrición eficiente. Todas estas habilidades siguen en práctica hoy día en pequeños reductos dispersos por el mundo.


Patrick Leigh Fermor, uno de los héroes de la Resistencia.


Nacidos para ser héroes: Cómo un audaz grupo de rebeldes redescubrió los secretos perdidos de la fuerza y la resistencia, es un libro del mismo autor que Nacidos para correr, Cristopher McDougall, libro que muchos ya denominan la biblia del running. En esta ocasión el autor nos explicará la apasionante, desconocida y épica historia de un grupo de hombres de la Resistencia que en la isla de Creta, durante la Segunda Guerra mundial, afrontaron la suicida misión de secuestrar a un general nazi utilizando el ingenio, ya que apenas tenían medios. 
Diferentes afluentes irán surgiendo de la narración principal, todos bien interconectados y narrados al estilo de los documentales de los canales temáticos. Así pues McDougall llegará a explicarnos las bases principales del heroísmo, partiendo desde la antigua Grecia, llegando incluso a analizar textos como la Ilíada o la Odisea, hablando sobre diferentes técnicas de lucha o defensa, en especial sobre el pancracio, pasando por los valientes de la Resistencia y llegando a todos aquellos que utilizan el movimiento natural del cuerpo, denominado ahora free running o parkour en las ciudades. 

Grupo de jóvenes practicando parkour.


No es de extrañar que en el libro se encuentren muchos datos sobre biomecánica y algunas explicaciones sobre como funciona la fascia que en palabras de Wikipedia es:  estructura de tejido conectivo muy resistente que se extiende por todo el cuerpo como una red tridimensional. Es de apariencia membranosa y conecta y envuelve todas las estructuras corporales. Da soporte, protección y forma al organismo... pero que leyendo el libro os quedará mucho más claro y os mostrará como hacer más con menos esfuerzo. Otro tema que analizará en profundidad es el de la nutrición además de la forma de utilizar las grasa como combustible en vez de los hidratos de carbono. Y todo ello volviendo una y otra vez a esos valientes de la Resistencia y a los nazis, que se volvieron locos persiguiendo a unos hombres que parecían fantasmas, explicando la vida de cada uno de los protagonistas, quiénes eran y qué clase de vida llevaban hasta llegar al momento clave, y todo ello con un toque muy "peliculero".



La verdad es que Nacidos para ser héroes engancha desde las primeras páginas, y la historia principal, aunque no te vayan las novelas bélicas te mantendrá en vilo ya sólo por su humanismo y su épica. Si bien es cierto que McDougall tiende al sensacionalismo en algunos tramos, dotando a la novela de un aire de documental de los que ahora están de moda y que por desgracia tienden a no ser muy rigurosos en el tema científico. Por lo demás, y sin llegar a las cotas de calidad de Nacidos para correr, es una novela tan notable como recomendable.

El autor haciendo, no sé, algo, con una cabra.

"Si traigo mi ejército a vuestras tierras, destruiré vuestras granjas, asesinaré a vuestro pueblo y arrasaré vuestra ciudad", dijo Filipo II de Macedonia a los espartanos. Y estos respondieron al caudillo: "Si  es que lo traes".

martes, 17 de noviembre de 2015

The Legend of Zelda: Hyrule Historia




Según cuenta la leyenda, tras crear el reino de Hyrule las diosas Din, Nayru y Farore ascendieron a los cielos dejando tras de sí tres triángulos donde depositaron sus poderes: Poder, Sabiduría y Valor. Aquel que los reúna podrá conseguir la Trifuerza, un objeto de poder que podrá conceder cualquier deseo a su poseedor. Depende del corazón de su portador. Hyrule prosperará… o caerá en la desesperación.
Este es el punto de partida de la saga de videojuegos The Legend of Zelda, sin duda una de las más famosas y veneradas por los fans de todo el mundo. Este espléndido volumen incluye información nunca vista hasta ahora, como la cronología oficial de la saga, arte conceptual y diseños de personajes  explicados al detalle por los propios creadores de los juegos, así como una reveladora introducción de mano del propio Shigeru Miyamoto. Y como extra, un manga muy especial: ¡la adaptación oficial de Akira Himekawa del videojuego The Legend of Zelda: Skyward Sword!

La Condesa de Cagliostro no es precisamente pequeño.


Lo primero en lo que reparé del libro de The Legend of Zelda: Hyrule Historia es que no era de bolsillo (Tamaño: 22,8 x 30,4. Páginas: 244Color + 32 B/N), y que mi idea de leerlo por la noche, metido en la cama y arropadito, no iba a ser placentera ni para mis brazos ni para mi espalda. De hecho, para leer cómodamente este libro un atril como utilizaban los monjes en la edad media sería un imprescindible.

El libro al que da la espalda el monje es seguramente The Legend of Zelda


Aunque su peso y medidas pronto se diluyeron de mi mente y empecé a quedar embobado con esa cubierta de letras doradas y aquel escudo de igual brillantez que resaltaba gracias al fondo verde. En su conjunto me recordó a un escudo de armas.
Abrí las primeras páginas y el olor de éstas me impregnó todos los poros de la piel, un libro que huele tan bien debe de "saber" mejor, pensé. Con lo primero en cruzarme es con la introducción de Shigeru Miyamoto (padre de la saga) con motivo del 25 aniversario de la saga The Legend of Zelda. A partir de aquí comienza la aventura, que está repartida en tres partes. La primera tiene como nombre El principio de la Historia: El mundo de Skyward Sword

Si un libro huele bien seguro que es bueno.

Bar Leche's, lugar para visitar en Skyward Sword descartado en la versión final




Aquí me encontré con el último videojuego de la saga, que cronológicamente es el primero (un lío que más adelante se soluciona), y todo un sinfín de bocetos, arte conceptual, diseños de personajes y lugares. Es interesante ver las anotaciones que director, coordinador o diseñadores van dejado en cada dibujo. Como unos aconsejan sobre el pelo, vestimenta, o rasgos de un personaje y como los otros entregan el trabajo final. En definitiva, en esta parte pude asistir en grandes rasgos al diseño de un videojuego 



La segunda parte, y para mi una agradable y sorprendente sorpresa: Historia de Hyrule: La genealogía de la leyenda. En esta parte descubrí que toda la saga tenía una cronología, que no eran historia sueltas y que todas estaban enlazadas, y que los viajes en el tiempo, los cuales en The Legend of Zelda: Ocarina of Time tenían mucha relevancia, podían hacer que la historia derivara hacia una línea temporal u otra; como un Regreso al Futuro 2 pero en un mundo fantástico y con un héroe vestido de verde.



 En esta sección del libro se repasa la historia de cada videojuego de forma exhaustiva, desde cada uno de sus personajes, hasta su mapeado, incluso el idioma de cada era. Si no has jugado a alguno de los juegos es posible que en esta sección te comas un spoiler sin querer. Esta sección finaliza mostrando algunos de los objetos conmemorativos del 25 aniversario.



 Las huellas de la creación: 25 años de arte, es el título que pone nombre a la última sección. Mis ojos de nuevo quedaron deslumbrados. Esta parte es similar a la primera, pero si antes se mostraba el arte que había tras Skyward Sword, aquí son todos los demás videojuegos que componen la saga los que se llevan el protagonismo. Páginas y páginas a todo color en los que me perdí en cada detalle y que seguramente a vosotros también os atrapará. 

Todo el diseño que hay tras el Ganondorf de The Wind Waker



En las páginas finales de esta sección se rememoran las portadas de todos los videojuegos, además de relatar alguna peculiaridad sobre algunos de ellos. 

Cátalogo de juegos de The Legend of Zelda


Eiji Aonuma, productor de la saga, finaliza el libro con el epílogo. Iba a cerrar el libro cuando me topé con el bonus: un manga basado en Skyward Sword, casi a todo color, del duo de mangakas Akira Himekawa, encargadas de llevar toda la historia de la saga The Legend of Zelda a su versión en manga.



Poco más puedo decir sobre la edición española de Norma Editorial, salvo que es un excelente trabajo, tanto en diseño, como en maquetación, siendo ésta un calco del original; además su precio 29.99€ es prácticamente una ganga.


martes, 10 de noviembre de 2015

Vive deprisa




"Miradme bien. Quién sabe si mañana todavía estaré aquí..."

Tímido e inquieto, miope de mirada hechizante, a James Dean le gustaba vivir deprisa: el día a día, su trabajo de actor, el amor..., y su pasión por las motos y los coches deportivos que le llevaron a encontrar la muerte, en septiembre de 1955, cuando sólo contaba veinticuatro años. Este joven de Indiana, inconsolable y pendenciero pero de un encanto irresistible, que no jugó al béisbol como quería su padre y se inició en la danza y la música alentado por su madre, se convirtió con sólo tres películas, dos estrenadas tras su muerte, en un icono de la juventud de todos los tiempos.



Vive deprisa es la biografía de uno de los mitos del cine más grande de todos los tiempos: James Dean. En ocasiones cuando se habla de biografía a más de uno le entra sueño, ya que piensa que se va a encontrar con una narración telegrafiada con un sinfín de fechas y datos enlazados unos tras otros, como una ráfaga de ametralladora. En esta ocasión Philippe Besson escribe una biografía con una prosa potente, íntima y casi de cuento. La historia es relatada por todos aquellos allegados, amigos o conocidos que entablaron algún tipo de relación con el mito, y hasta por él mismo, con la peculiaridad de que el momento en el que lo hacen es ahora, el presente. Una historia contada en
ocasiones por muertos que meditan sobre su muerte y lo que dejaron atrás, así pues no es extraño encontrar frases como: "Me morí el el 14 de julio de 1940. Jimmy tenía nueve años" o  "Al final acabé asesinado por un yonqui. A los treinta y siete años". De esta forma el autor consigue hacernos picadillo el corazón. De hecho las primeras treinta páginas son lo más triste y bellamente escrito que he leído en mucho tiempo, y aunque sientes que el alma se te encoge continuas leyendo.
Por las 190 páginas del libro, casi sin que lo percibamos, iremos entrando en la vida del protagonista; sus costumbres, su sexualidad, su forma de actuar, su vida privada, y todo ello contando por personajes tan dispares como, sus padres o tíos, actores de la talla de Marlon Brando o Liz Taylor, managers, amigos o incluso sus profesores.



Con Vive Deprisa Phillippe Besson ha desarrollado una biografía preñada de sentimientos, con alma y corazón y con una historia repleta de matices que se esfuma en apenas un par de noches de insomnio.



"Live fast, die young, and leave a goodlooking corpse"

martes, 3 de noviembre de 2015

Breve crónica de un día en el XXI Salón del Manga de Barcelona



El XXI Salón del Manga de Barcelona cerró su puertas el domingo 1 de Noviembre con una nueva cifra récord: 137.000 asistentes. Gracias tal vez a los 10.000 metros cuadrados que se le han añadido este año al ocupar el palacio número 4 (a este paso nos quedaremos sin palacios) en el que se ubicaron tanto expositores, como una enorme exposición sobre Star Wars además de la sala de proyecciones. 

¿Buscas dragones? Porque aquí los tenían todos.


La verdad que esta vez mi visita al salón ha resultado realmente satisfactoria a pesar de los 45 minutos de cola que AnnikaChocoInk (administradora del blog Chocolate Ink) y yo tuvimos que soportar, la cual, me parece justo decir, además de no detenerse en ningún momento estaba organizada de tal modo que ni se hacía pesada ni era molesta. ¡Un punto a favor para los organizadores!

Maqueta de Tokio, con Mazinger Z incluido.


Una vez dentro y tras hacer una corta vuelta de reconocimiento empezamos con las exposiciones: La primera la de Super Mario, que este año cumplía 30 añitos y aún sigue tan, o más, en forma que el primer día. Por allí cerquita también estaba una extensa exposición sobre Studio Kosen y dos de sus buques insignias: Aurora García y Diana Fernández. Ilustraciones de infarto y relatos de fantasía. Habiendo visto esta dos exposiciones nos damos cuenta de cierto detalle. Al haber más espacio los expositores están mejor repartidos y con ello han conseguidos que la exposiciones "respiren" mejor y puedan ser visitadas con más comodidad. ¡Otro punto para los organizadores!

El cantar de Heike: exposición sobre batallas feudales.


Pasamos a la planta superior del palacio 2 donde encontramos el Espacio del Espíritu de Japón. Aquello es pura cultura japonesa en donde tan pronto estás disfrutando de un taller sobre cómo se debe poner un kimono como puede estar paseando por un mini jardín tradicional. Masajes faciales, reiki, sala de té, sala de meditación, etc. Eso sí, si alguna de estas actividades te interesa de verdad has de apuntarte rápido pues las plazas son limitadas, ¡y los asistentes miles!

Shikishi: lámina de arroz donde los autores estampan su  rubrica para los fans


Llega la hora de ir a la zona de restauración pero por el camino, pasando por la Plaza Univers nos encontramos con un concierto ya comenzado. Son White Noise que una vez más lo están dando todo. ¡Anda mira! El equipo de sonido del escenario cada vez es mejor y este año han añadido una pantalla por si hay mucha aglomeración y no ves nada. ¡Hat Trick para los organizadores! 

Andrea Jen no firma, hace pequeñas obras de arte y nosotros pudimos comprobarlo.


Ahora sí, hemos llegado a la zona de restauración que además es la zona de videojuegos. Allí el bullicio es máximo. Es hora punta pero conseguimos hacernos con algo de provisiones, sobretodo con mochis, mochis, mochiiiiiis. Son como una droga. Aprovechamos para observar con detenimiento las 120 botellas de sake que están expuestas. Descubrimos que por la tarde se realiza un taller que incluye cata. Así que a la hora propuesta allí estaremos.

Exposición de sakes.

Hasta 120 botellas de sakes había.

Habiendo recuperado fuerzas continuamos, esta vez hasta el punto más alejado del Palacio 2. Allí las exposiciones tratan sobre las bombas atómicas que fueron arrojadas sobre Hiroshima y Nagasaki. Realmente estremecedor.

En Sputnig Creations tenían unos "amigos" muy curiosos

Unos de los enromes photocalls con jedi en miniatura incluido. La fuerza era grande en él.

Tsueno Sanda dibujando  para sus fans.


Palacio 4, los 10.000 metros cuadrados añadidos este año. Gran parte repartida entre la sala de proyecciones que estaba a tope y la tremenda exposición Star Wars Japan, con dos photocalls enormes y con Tsueno Sanda, el ilustrador oficial en Japón, dibujando como si no hubiera un mañana y haciendo tremendamente felices a sus fans. 10.000 metros cuadrados  es mucho espacio y nos dio la sensación de que esta zona estaba algo, solamente algo, "deshabitada" de expositores.

Taller sobre té.

El té bebido está bueno, en galleta es un manjar.

Taller y cata de sakes.


Llega la tarde más rapido de lo que esperabamos. Aquí el tiempo vuela, se mueve diferente, avanza con una velocidad endiablada. Tras meter las narices un ratito entre mangas y merchandising nos encaminamos a la zona de taller de comida japonesas y de la mano de Comer Japonés.com disfrutamos de un taller sobre el té impartido por Yoko Yakushiji de The Matcha House al que luego le sigue uno sobre sakes explicado por Roger Ortuño. Tan reveladores como interesantes. Cuando acaban apenas quedan 20 minutos para que el XXI Salón del Manga cierre sus puertas, así que sólo queda recoger y esperar al año que viene.