martes, 30 de septiembre de 2014

Descansa en paz




Algo muy extraño está ocurriendo en Estocolmo: en medio de una inusual ola de calor, la gente se da cuenta de que no puede apagar la luz ni los aparatos eléctricos. De repente, una noticia sacude a la nación: en la morgue los muertos están resucitando. ¿Qué es lo que quieren? Lógicamente, volver a casa... 

En descansa en paz de John Ajvide Lindqvist los muertos vuelven a la vida, pero no son los típicos zombis que todos tenemos en mente: no quieren comer, no quieren atacar a las personas vivas, solo se alzan los más recientes y además, lo más importante, son únicamente un cascaron vacío, en algunos casos con algún recuerdo de su vida anterior y con la capacidad de articular algunas palabras, que de repente han vuelto a la vida y que solo les mueve volver a casa con sus seres queridos.

J. Ajvide Lindqvist, autor también de Déjame entrar
En descansa en paz el autor juega con el terror psicológico, enseñándonos no solo lo horrible que es morir, dejar de existir, sino también el desconcierto de aquellas personas que empezaban a superar la muerte de un ser querido y ahora ese ser querido ha vuelto. El libro tiene pasajes realmente escalofriantes (sobretodo al principio) en los que es inevitable que tras cerrar el libro no le sigas dando vueltas al tema.
Desgraciadamente el autor poco a poco toma un rumbo demasiado sobrecargado de filosofía con tintes de drama dejando apartado del todo el punto de terror. Al final se hace muy pesado continuar con la lectura, las situaciones pasan con poco o ningún interés y hasta el último momento tuve la esperanza de que el autor decidiera dar una última vuelta de tuerca para que volviera a capat mi atención. No fue así.



Descansa en paz es una gran idea, un visión particular del clásico muerto viviente (que aquí llaman redivivo) que empieza de una forma muy potente pero que al final pierde fuelle y se desinfla sin dejar ni rastro.

lunes, 15 de septiembre de 2014

Houdini



Houdini fue (y sigue siendo) el mayor mago escapista de la historia. Un tipo peculiar que buscó siempre el más difícil poniendo en juego su vida en incontables ocasiones. A poco que indagas en su vida, en cualquiera de los libros o incluso cómics que existen sobre su figura, descubres que Houdini no solo fue un escapista, sino que además de participar como espía conoció o se enfrentó a figuras tan conocidos de aquella época como Rasputin o Sir Arthur Conan Doyle.


  
History Channel ahora nos brinda la oportunidad, a través de una mini serie, de conocer a fondo todos los entresijos de este personaje. La mini serie Houdini consta de dos únicos capítulos: el primero de unos ochenta minutos y el segundo de una hora. Más que suficiente para explicarnos la vida de Houdini con un ritmo endiablado, que por mi parte no habría esperado en una historia de este estilo, haciendo que la serie pueda llegar a  antojarse incluso corta.
En el personaje principal encontramos a Adrien Brody reclamo de la serie, que sin lugar a dudas tiene cierto parecido con el Houdini real, realizando una interpretación correcta del escapista. Kristen Connolly y Evan Jones, dos caras conocidas tanto en la pequeña como gran pantalla, interpretan a la señora de Houdini y al fiel ayudante del mago respectivamente; ambos realizando un buen trabajo a nivel interpretativo.



Pero sin duda es la puesta en escena, que a la que has visto solo un poco del metraje es imposible no comprarla con el Sherlock Holmes de Guy Ritchie, la que posiblemente sea la verdadera protagonista de la serie: situaciones de acción a  cámara lenta, voz en off del personaje y temas musicales modernos pontentísimos que  crean un espectáculo audiovisual tan convincente como entretenido se repiten una y otra vez cada vez que El Gran Houdini nos enseña uno de sus nuevos retos. O incluso esas imágenes del interior del cuerpo del mago que pueden llegar a recordar a CSI o House , salvando eso sí la diferencias. Y además la posibilidad de descubrir cuál es el truco tras el engaño una vez el espectáculo ha terminado es otro de los alicientes de la serie. Teniendo en cuenta además todo el drama que hubo tras el personaje con una esposa temerosa de perder a su marido y un Houdini obsesionado, de una forma casi enfermiza, con la figura de su madre.



Houdini es una interesante serie que no debes perderte ya que podría brindarte una saludable vía de escape del aburrimiento que te encadena.

jueves, 4 de septiembre de 2014

Las aventuras de Tom Sawyer



Las aventuras de Tom Sawyer transcurren durante lo que dura un verano y, Mark Twain nos narra como el protagonista, un muchacho más bien gamberro y poco entusiasmado con ir al colegio, vive aventuras junto a sus dos amigos Huck y Joe mientras esquiva las reprimendas de su tía Polly y hace lo imposible por conquistar a la nueva niña del colegio, Becky, de la que está totalmente enamorado. La vida de Tom transcurre más o menos tranquila hasta que él y Huck, sin querer, son testigos de un suceso que les llevará a vivir una aventura que pondrá en peligro sus vidas.

Doodle representando uno de los momentos míticos del libro


Mark Twain
Las aventuras de Tom Sawyer es uno de esos libros que jóvenes y no tan jóvenes deberían leer. Primero por esas páginas plagadas de humor fresco y sano, en algunos momentos incluso con una pizca de extraña crueldad, la mayoría gracias a las gamberradas del protagonista y sus amigos, que pueden arrancarte una carcajada. 
Segundo por el marco incomparable en el que el autor sitúa la acción, con el río Mississipi de fondo, sus barcos de vapor y, ese periodo estival de pantalones cortos y travesuras a altas horas de la noche. Que a más de uno le avivará gratos recuerdos. 
Tercero, porque todo es una aventura tras otra, unas con más gancho que otras pero todas cargadas de diversión. 
Cuarto, el protagonista, que podrías ser tú o tú o el de más allá, porque al fin al cabo todo hemos sido niños como Tom y todos hemos tenido, o aún tenemos, buenos amigos como Joe o Huck. Porque este libro habla mucho de eso, de amistad; y es inevitable, una vez más, sentirse reflejado en el protagonista o en cualquiera de sus bribones amigos. 
Quinta y última razón porque no quiero alargarme demasiado: por el amor. Un amor que Mark Twain no trata como algo ñoño e hiper azucarado, sino como algo que surge sin más con gestos y acciones. Como tía Polly (gran personaje) que aunque utiliza drásticos métodos para "domesticar" a Tom en realidad solo quiere lo mejor para él. O como la relación de Tom y Becky, esos dos niños que empiezan a sentir algo que no son capaces de explicar con palabras pero que tanto ella como él demostraran con hechos cargados de lógica.

Tom Sawyer versión anime

La aventuras de Tom Sawyer es un libro recomendable para leer en cualquier época, pero perfecto para disfrutarlo en verano, cerca de un río y bajo la fresca sombra de un árbol. 

lunes, 1 de septiembre de 2014

Soy tu príncipe azul pero eres daltónica



Esta no es la típica historia de amor de"chico conoce a chica", sino más bien una de"chico encuentra chica que ya conocía" acompañada de altas dosis de amor explícito y sexo platónico...¿O era al revés?
"Tiene todos los ingredientes necesarios para llegar a ser un best-seller: ukeleles, chándales de táctel, sopas de letras, modelos de Victorias Secret, Primperan, vocabulario soez, hombre en calzoncillos y dubujos. Muchos dibujos." - Thaïs Villas
"Dios se apiade de tu alma si consigues bajar al plano terrenal el amor platónico. Esta será tu condena." - Berto Romero


Por la sinopsis y el título más de uno podría huir de este cómic (o novela gráfica que queda más moderno) a la misma velocidad que lo hacen muchos políticos con bolsas de basura repletas de euros dirección Suiza; pero no temáis, no es un cómic romántico, aunque sí hay amor. Y es que el protagonista, un "chaval" treintañero que pensaba que ya tenía la vida solucionada es abandonado por su novia. Tras regodearse en su propio dolor decide que quiere conseguir al amor platónico de su vida: aquella chiquilla del colegio con aparatos y un parche en el ojo que un día jugando al conejo de la suerte le regaló un beso. Es en ese momento donde el protagonista se embarcará en la aventura más épica de su vida, sí, hay que tener en cuenta que su vida era una mierda.



Soy tu príncipe azul pero eres daltónica es un cómic escrito y dibujado a seis manos y tres cabeza; no, no ha sido realizado por un monstruo surgido de la enfermiza y genial mente de LoveCraft, sino por Miki Esparbé  y Paco Caballero  en lo concerniente a historia y guion, y Mar Guixé en el tema ilustrativo. En las primera páginas resulta imposible no ver ciertas semejanzas con Arròs Covat de Juanjo Sáez, Moderna de pueblo e incluso el Para ti que eres joven de Monteys y Fondevila, ya sea por el tema, diseño o personajes. Pero enseguida la historia se vuelve tan única y personal y a la vez tan universal que la semejanzas con otras historias son solo meras coincidencias, ¿verdad?



Amor y humor van de la mano en este cómic y página tras página se las ingenian para hacernos reír con temas que en muchos momentos nos sentiremos identificados. Si bien es cierto que todo aquel que haya disfrutado de los años 80 y 90 alcanzará a disfrutar más y mejor (algo bueno tenía que tener envejecer, oiga).
Por otro lado, pero parte importante de la sinergia del cómic nos encontramos con las ilustraciones de Mar Guixé, cosa fina. Ilustraciones de trazo limpio, sin sombreados y colores suaves que encajan a la perfección con el tono de la historia.
Tal vez lo único malo del cómic sea que es un pelin corto (pero siempre podéis leerlo en loop hasta que os explote la cabeza) y el precio.  



Soy tu príncipe azul pero eres daltónica es el cómic que ha logrado que me baje Spotify. ¿Por qué? Eso tendréis que averiguarlo por vuestros propios medios, disfrutando de una historia con mensaje y del prólogo y el epílogo escritos por Berto Romero y Thaïs Villas respectivamente.