viernes, 19 de febrero de 2016

De profesión fantasma



Escocia, principios del siglo XX. John, un niño, entra por casualidad en un castillo. Decide quedarse allí esa noche para colarse en la despensa y marcharse al día siguiente, con cualquiera de las visitas. Lo que ignora es que el lugar solo se puede visitar los domingos y tendrá que pasar allí una semana entera. ¿Cómo sobrevivirá todo ese tiempo en este lóbrego lugar? Una novela divertida sobre la capacidad de adaptación y la superación de dificultades.


De vez en cuando me gusta rebuscar entre las estanterías de mi pequeña y humilde biblioteca para recuperar y releer un libro de esos que me dejaron buen sabor de boca. De este libro en concreto no recordaba prácticamente nada (lo leí cuando tenía unos 11 o 12 años), sólo tenía ciertas sensaciones tales como: algo de miedo por la historia del fantasma que ocupaba el castillo, y las risas que me había echado al leerlo. Y poco más. Así que se puede decir que lo leí para refrescar la memoria y sobretodo por pura nostalgia.
De profesión fantasma, del autor Hubert Monteilhet, cuenta la historia de un chaval pobre, sin familia y cojo que intenta ganarse el pan en la Escocia de principios del siglo XX. El muchacho es bastante pilluelo y con el afán de robar un poco de comida de un castillo queda atrapado. En el castillo existe una terrorífica leyenda, en realidad varias, sobre un fantasma así que aprovecha esa historia para hacerse pasar por un espectro e intentar sobrevivir, de gorrilla, en el castillo.
El miedo que sentí cuando era niño (ese miedo que seguro fue el precursor que me impulsaría más tarde a leer bastantes novelas de terror) esta vez no lo he sentido. Ahora sólo me dan miedo los políticos. Si que es cierto que hay cierto pasaje que habla sobre sangre y un boliche y es bastante tétrico, pero en general la novela es de humor. Un humor muy blanco, muy sano, además de divertido. Y es que el protagonista, en ocasiones queriendo y en la mayoría sin querer, va creando situaciones tan inverosímiles como divertidas. La novela también goza de un toque de ironía, riéndose sobretodo de las costumbres de los nobles de la época además de cierta moraleja y un final que deja una sonrisa de oreja a oreja. Todo ello aderezado con algunas agradables ilustraciones que amenizaran la lectura.


De profesión fantasma es una novela juvenil muy adecuada para pre-adolescentes. Es la típica novela que despierta el gusanillo voraz por la lectura de jóvenes lectores, o que atrae a mayores, nostálgicos, que buscan algo sencillo, sin pretensiones y muy rápido de leer.

jueves, 18 de febrero de 2016

Cómo saber si tu gato planea matarte



Si tu gato te masajea con sus patas no es una muestra de afecto. Está comprobando posibles debilidades de tus órganos internos. Si tu gato te trae un animal muerto, no es un regalo. Es una advertencia. Cómo saber si tu gato planea matarte es un hilarante compendio de chistes, historias, anécdotas e instructivas guías sobre mininos, salidos del mundo creativo de The Oatmeal. 
Cómo saber si tu gato planea matarte contiene una buena ración de historias escogidas entre las favoritas de los lectores, como “Gato vs. Internet”, “Cómo acariciar a un gato” o “Los Bobcats en lunes”, junto con otras inéditas, como “6 maneras de averiguar si tu gato se cree un puma” o “Cómo averiguar si tu gato es homosexual empedernido”.



Antes de ser un libro, Cómo saber si tu gato planea matarte era un montón, algo desordenado, de historias, chistes y gatos varios haciendo cosas extrañas en la web http://theoatmeal.com/
Habiendo copado cierto éxito con el tiempo, no era de extrañar que al final el autor hiciera un compendio con lo mejor sobre gatos y lo transformara en un libro.
Las ilustraciones tienen un marcado estilo minimalista: los humanos apenas sí son un par de bolas con patas y brazos y una, más o menos, cara. Los gatos, que tienen todo el protagonismo, tiene un par de figuras geométricas más y un poco más de colorido. Pero aquí lo que cuentan son los chistes, algunos de ellos, muchos, a toda página, otros son historietas.


 
Cómo saber si tu gato planea matarte es un cómic que puedes leerte de una sentada y en apenas una hora, si lo lees con tranquilidad y tomas un té mientras haces el pino. Algunos chistes son buenos y harán que aflore una sonrisa a tu rostro, a no ser que no tengas rostro lo cual resultaría algo terrorífico. La mayoría de ellos están bastante trillados y su gracia es más bien poca.


 
La edición es correcta pero no sobresaliente, se echa en falta algo más atractivo (tapas duras, sobrecubiertas, etc), ya que el cómic es sin duda algo a tener en cuenta si tienes que hacer una regalo a algún amante desmesurado de los gatos. En la web de Astiberri podéis descargar un avance sobre el cómic.

lunes, 15 de febrero de 2016

Vae Victus




VAE VICTUS narra cuatro nuevas aventuras del ingeniero Martí Zuviría.

El libro comienza el 12 de septiembre de 1714, el día siguiente de la caída de Barcelona y poco antes de que Zuviría huya a Norteamérica, donde ayudará a los indios yamas en la guerra contra los colonos ingleses. Después de la aventura americana, volveremos a Cataluña, pero también iremos a Londres, Alemania e incluso a Nueva Zelanda. Nos reencontraremos con personajes históricos que ya conocimos en VICTUS, como el ambiguo duque de Berwick, su acérrimo enemigo Verboom o el admirado general Villarroel, al mismo tiempo que descubriremos a algunos nuevos, como el famoso guerrillero antiborbónico Pere Joan Barceló –alias Carrasclet– o el explorador inglés James Cook.



Vuelve Martí Zuviría, y justo en el momento en el que lo dejamos en aquel excelso final de Victus. Vuelve a deleitarnos con su humor ácido y gamberro dando la lata a su pobre y alemana amanuense Waltraud. Esta vez la continuación de su historia va dando saltos en el tiempo través de cuatro relatos que nos transportaran a los momentos claves del bueno y pícaro ingeniero Zuviría. 
El primer viaje de Zuviría nos transporta a la joven nación americana, en concreto a Carolina del Sur. Allí ayudará, a su pesar, a los indios yamas a defender su territorio de los colonos europeos. De aquí Zuviría volverá a Europa para realizar una impensable unión con Berwick con el único motivo de tener por fin su venganza contra Francia. Las correrías de un Martí mucho más adulto continúan en Viena donde servirá como agente secreto a Federico II de Prusia y será enviado de nuevo a Barcelona. Un Zuviría ya en la tercera edad y de nuevo contra su voluntad se embarca en la expedición que haría famoso al capitán Cook.

Federico II de Prusia y esa mirada tan... suya


Que Vae Victus no está a la altura de su antecesora es un hecho, a pesar de volver a correr aventuras junto a uno de los protagonistas más carismáticos de la literatura española. La prosa es tan directa, amena y cercana como en Victus, igual de potente, te desarma en más de una ocasión dejándote con el alma algo retorcida y con los sentimientos a flor de piel. Saltar de una historia a otra, aunque sean de forma conexa pero habiendo varios años entre ellas sesga de golpe la evolución del personaje que se desgranaba con cierta pausa en Victus. Por otro lado el autor se explaya en ocasiones en diatribas sobre política europea de la época, guerras y pensamientos varios del protagonista, un poco para poner en contexto está bien, como ocurría en la primera novela, mucho llega a cargar un poco. 
Aún así Vae Victus engancha, desde casi el principio. Reencontrarse con personajes ya conocidos, villanos incluidos, alegra de la misma manera que cuando te reúnes en una fiesta con amigos que no veías desde hacía mucho tiempo; amigos de verdad no de los de Facebook.

Capitán Cook observando el tránsito de Venus


El final de la novela acaba de forma violenta, sin previo aviso, de sopetón, dejándolo todo demasiado abierto y mostrando una manera poco sutil de decirnos que seguramente Zuviría volverá de nuevo. ¿Tal vez en la guerra de independencia americana?
Vae Victus se queda lejos, en todo, de Victus, pero es una novela notable que deberías leer sólo para saber al menos como Martí mató a Verboom.

lunes, 1 de febrero de 2016

El fin de la infancia. Reseña + Tráiler.




La aparición de unas naves colosales que se distribuyen sobre la faz de la Tierra hará saltar todas las alarmas a nivel global. Ante un ataque que nunca llega la duda e incertidumbre produce ansiedad. Poco después los extraterrestres se presentan como los Superseñores y sorprendentemente utilizando ciertas medidas de fuerza pero nunca la violencia consiguen acabar con todo aquello que preocupa a la raza humana: enfermedades, guerras, pobreza, maltrato animal o el reggaeton (esto último no lo dicen pero se sobreentiende) creando de esta forma una sociedad perfecta. Una utopía.
Pero las dudas siguen medrando en la mente de los humanos: ¿Por qué no se muestra? ¿Por qué hacen todo esto? Y la más importante de todas, ¿qué quieren a cambio?



Arthur C. Clarke, conocido autor de ciencia ficción sobretodo por su novela 2001: Una odisea del espacio que más tarde adaptaría Stanley Kubrick, nos plantea un escenario al principio sobrecogedor con la llegada de esos seres capaces de todo y a medida que avanza la novela nos inducirá a dudar de ellos al igual que cualquier otro humano de la Tierra.
Es cierto que al principio temí encontrarme ante una novela espesa en la que se centrará demasiado en el tema político. Por suerte esa sensación desaparece a las pocas páginas y en gran medida ayuda una prosa fluida, amena, muy cercana; cargada de diálogos en los que plantea ideas y explicaciones fáciles de entender y digerir.

Arthur C. Clarke flipando con su propia obra


La trama se mueve a los largo de varias generaciones de humanos y toda ella está bien urdida, sin ningún tipo de fisuras. Algo que sin duda consigue que te aferres al libro y no lo sueltes hasta el último momento. Y a medida que vas descubriendo poco a poco los misterios de los Superseñores vas enganchándote más a la lectura. Además el autor a lo largo de la novela plantea ciertas reflexiones, en especial las relacionadas con mundos utópicos, la perdida del libre albedrío y el entendimiento entre razas dispares de forma fluida y sin lastrar ni la trama principal ni el disfrute.



El final, y un poco antes algunos pasajes previos, puede que nos dejen de las narraciones más bellas e imaginativas de la literatura contemporánea; con ese punto agridulce y melancólico, bastante optimista, hasta cierto punto, y un sutil toque naif. Un final de esos que te deja meditando incluso minutos después de que hayas cerrado el libro.



De la mano de SyFy a finales del año pasado se pudo disfrutar de la adaptación de esta obra de Arthur C. Clarke.  Por el momento os dejo el tráiler de la miniserie de Chilhood's End (El fin de la infancia ) para que vayáis abriendo boca. Si consigo verla os cuento...